El FCCD sigue siendo una pieza básica en el sistema de cooperaciones catalanas, consiguiendo que el peso del mundo municipal sea equivalente al de la Generalitat de Catalunya.

El FCCD es una pieza importante en la cooperación que desarrollan las diferentes administraciones públicas catalanas. En este periodo, se ha gestionado a través de ella el 6% de los recursos públicos destinados a las diferentes líneas, una cifra equivalente al presupuesto asumido directamente por los municipios catalanes, descontando el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona. El mundo local, en su conjunto, representa la mitad de las cooperaciones catalanas, y el Fons logra articular con su acción cientos de ayuntamientos, así como consejos comarcales.