Los ODS no experimentan grandes cambios en su ejecución en estos años, salvo el apoyo a la salud y la educación, los cuales prácticamente se igualan a finales del periodo.

Las tendencias que se observan con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) durante el periodo tienen que ver sobre todo con la variabilidad del apoyo a las acciones de emergencia. Efectivamente, este está bastante relacionado con el ODS 3, que es el que experimenta el descenso más pronunciado, siguiendo el progresivo menor apoyo a esta línea de trabajo. Por otro lado, el ODS 4 de educación va ganando peso, hasta ser prácticamente al mismo nivel absoluto que la anterior en 2018. En el resto de ODS, no se aprecian tendencias claras durante los cuatro años.